Inicio / Salud / El parto ¿Estamos preparados?

El parto ¿Estamos preparados?

El parto: Cesarea

el parto national geographic

Todo empieza de la misma manera: dándonos cuenta de que estamos embarazadas. Una vez asimilada esa maravillosa noticia comienza a cambiar nuestras vidas.

No se trata de un cambio pequeño para nada, desde el momento en que somos conscientes de que llevamos en nuestro interior una incipiente vida, ya la nuestra llegó a su fin, ahora todo lo que hagamos será siempre mirando el bienestar de ese pequeño ser.

Durante todo el proceso del embarazo tratamos de prepararnos para el momento tan deseada a la vez que temido, para el parto. Como siempre, os hablo desde la experiencia y os aconsejo, aunque sé que es complicado, que no os hagáis ilusiones de cómo va a ser vuestro parto, lo que no quiere decir que tengáis mas preferencia por una u otra forma.

Yo deseaba que mi parto fuera natural como la vida misa. A pesar de que en el hospital donde me atendía me obligaron a hacerme la prueba de la anestesia, como en cualquier otro hospital, me negaba rotundamente a que me pusieran la epidural por motivos que os contaré en otro post. Lo cierto es que no me asustaba el momento de dar a luz porque yo estaba convencida de que iba a ser algo rápido y apenas iba a darme cuenta de nada.

Hasta tal punto soñaba con el parto perfecto que preparé psicológicamente al papá de la criatura para que se fuera haciendo una idea de que él, además de estar presente durante el parto, sería el encargado de cortar el cordón umbilical de nuestra pequeña así como de proporcionarle los primeros cuidados. ¡Qué idílico todo!

Pasado los nueve mese llegó la fecha prevista para el parto, la fecha en la que según todos los médicos cumplía. Llegó y pasó. Quince días después de dicha fecha me ingresaron en el hospital para provocar el parto, sí, ese que iba a ser tan maravilloso e inolvidable, aunque inolvidable fue.

Mi pequeña no quería salir, pero es que no tenía intención ninguna ya que durante todo el embarazo no tuve ni una sola contracción, la mocosilla estaba muy a gustito dentro de su mamá.

Nada más ingresar en el hospital, procedieron a provocarme el parto y para ello, primeramente utilizaron el llamado Propess, una tira vaginal que contiene gel con prostaglandinas, y que se coloca lo más cerca posible del cuello del útero para que provoque contracciones uterinas. El tiempo que tarda en hacer efecto varía según la mujer, a mi no me tardó mucho, por lo que me tiré todo un día con fuertes contracciones.

parto programado

El parto inducido

Al día siguiente, una vez que había dilatado un poco más, me pusieron oxitocina. Se trata de una hormona que nosotras mismas sintetizamos en muchos momentos: con un orgasmo, con la estimulación del pezón, o en el momento del parto. En este caso comienzan a introducirla en nuestro organismo mediante vía intravenosa, comenzando con una dosis muy baja que se va subiendo poco a poco, hasta alcanzar un ritmo de contracciones adecuados para favorecer la dilatación.

En mi caso, las contracciones eran tantas y tan dolorosas que ni siquiera el monitor donde me estaban controlando era capaz de registrarlas debido a la rapidez con la que se daban. Para que os voy a engañas, fue horrible.

Al final ya estaba reventada por el dolor, y me comunicaron que seguía sin borrarse el cuello del útero por lo que después de dos días de parto me harían una cesárea. Cosa que , dejando a un lado mi idea idílica de parto, agradecí enormemente porque solo pensar que tenía que ponerme a empujar me destrozaba, es más, no creo que hubiese tenido fuerzas para empujar.

En apenas unos minutos nada más meterme en el quirófano nación mi niña, que incluso con la cesare nos comunicaron que costó sacarla, además nos dijeron que por el tamaño del bebé el parto vaginal hubiese derivado en cesárea porque la peque no hubiera podido salir.

¿Cómo sería vuestro parto ideal? y las que ya habéis parido, ¿cómo fue vuestro parto?

Sobre Gema García

Deja una respuesta

Tu eMail no será publicado.Los campos requeridos están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba