Inicio / Bebés / Inadaptación a la guardería

Inadaptación a la guardería

Inadaptación a la guardería

Hace algunos días hablábamos sobre la guardería, su primera vez, os dábamos las pautas a seguir para que su adaptación fuera perfecta. No obstante, todos los niños no son iguales ni maduran al mismo tiempo, esto supone que existan pequeños a los que les cuesta más adaptarse a la guardería.

Hoy os damos algunas claves para que podáis detectar si vuestro hijo no se ha adaptado a su nueva situación, la guardería, aunque también os diremos que la intuición de madre suele ser lo primordial, y no es frecuente que falle.

  • Se muestra excesivamente dependiente de ti: Esta situación será de lo más normal durante los primeros días de la guardería. Al salir notarás que el niño se aferra más a ti o a tu pareja, esto lo hace para sentirse más seguro. No obstante, si esta circunstancia se extiende a lo largo del tiempo, si se convierte en algo excesivo como hasta el punto de no querer perderte de vista, deberemos intervenir.
  •  La mayoría parte del día el niño está triste. La educadora te confirma que llora con frecuencia, no solo al despedirse de ti. No juega con los demás niños y se muestra apático.
  • Sufre trastornos del sueño que perduran durante varias semanas. Le cuesta conciliar el sueño y a lo largo de la noche se despierta con frecuencia. Se muestra intranquilo durante toda la noche.
  • Muestra retrocesos en su desarrollo. Si estos retrocesos eventuales como volver a hacerse pis, recurrir al chupete, pedirte de nuevo la papilla o el biberón, se mantienen a lo largo de varias semanas, son claros indicadores de que hay un problema.
  • Cambios importantes en el carácter. De repente se vuelve más callado, más asustadizo o más triste, o por el contrario, contesta, desobedece o tienen un mal comportamiento que hasta el momento no tenía

En el caso de que nuestro pequeño muestre una o varias de estas conductas, deberemos analizar la situación. Si estamos totalmente seguros de que la guardería que hemos elegido es la adecuada,  podemos pedirle a la cuidadora que tenga un poco más de atención hacia él, al menos hasta que se normalice la situación y consiga adaptarse.

la guardería

En el caso de que la guardería no sea totalmente de nuestra confianza, no estaría mal que sin avisar nos pasáramos por allí y entrásemos a ver a nuestro hijo. Si no estamos conformes con la guardería, lo mejor es que lo saquemos de allí y busquemos otro centro que nos inspire más confianza.

¿Cuál es tu experiencia con la guardería de tu hijo?

 

Sobre Gema García

Deja una respuesta

Tu eMail no será publicado.Los campos requeridos están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba